CAMBIO


Jamás cambies por complacer a otra persona, por recibir su aceptación o aprobación.
Cuando queremos modelar a las personas a nuestra conveniencia solo estamos reflejando la poca aceptación y re+conocimiento propios.
Mejor intenta descubrir el ser auténtico que eres. Lo que eres y lo que NO, y mejora basado en eso. Por ti y para ti.

No tengas miedo de lo que puedes perder en el camino que recorres reconectando con tu autenticidad y a "perder" a quienes inevitablemente se quedarán atrás en el recorrido.

Todo lo que queda atrás es exactamente lo que no corresponde más a tu proceso de evolución y a tu nivel energético presente.

Ten la plena seguridad que si en algún punto en el futuro es pertinente para tu mayor bien y el de todos los implicados reencontrarte con alguien, así será. En armonía.

Confía en tu instinto.

Cuando cambias para ser aceptado por otro, jamás será suficiente. Para nadie.
Y cuando logres el cambio para obtener por ejemplo amor, “compromiso” , un papelito firmado que según tú “te dará una seguridad”, un status social, un futuro promisorio; adivina qué va a pasar: Nunca será suficiente.

Las personas cambian. Seguro que sí. Pero lo hacen por ellas mismas y cuando estén listas. No porque tú presiones, veas “su potencial” o algo parecido. Lo único que tenemos es el presente. Y si bien es cierto que vivimos en comunidad y aprendemos de los demás, evolucionar es una tarea personal e intransferible.

La única responsabilidad que tienes es ser feliz por ti y para ti, y en ese proceso responsabilizarte de tu progreso a todo nivel.

Fluir con la vida es aprender a respetar tus procesos de cambio, transformación y evolución.
Cuando aprendes a respetar tus procesos, entonces estás en capacidad de respetar los procesos ajenos.

La aceptación inspira a los demás a ser mejores y realizar cambios. El desarrollo no tiene coerción.
Sólo cuando lo practiques para ti mismo, darte eso que anhelas recibir con tanta necesidad de los demás, estarás listo para relacionarte con personas que respeten tus procesos.

Nadie puede dar de lo que no tiene y somos espejos maestros de quienes tienen lo necesario para nuestro nivel de evolución.
Todas las personas que atraemos a nuestra experiencia, aunque tengamos tiempo de conocerlas son seres nuevos y renovados en cada encuentro.

Cuando se presenten no desperdicies la oportunidad de maravillarte de todo lo que pueden aportarte, enseñarte y mostrarte de ti mismo.

Somos inspiradores de cambios los unos de los otros. Por eso vive la auténtica verdad de tu corazón y enfócate en lo importante. Recuerda que esto es solo un ratico. 


Con amor 

Suscríbete a nuestra lista de correo y recibe todas las novedades del blog

Correo electrónico *
/ /  ( día / mes / año )